Fuego del Espíritu SantoYo he notado que las personas que más animan mi fe son las que han pasado por dificultades y fueron vencedores.

Pamela ha sentido momentos de presión en muchas áreas de su vida. Sin embargo, ella decidió ser fiel y confiar en Dios aún en medio de las circunstancias adversas. Pamela se apoderó de las promesas de Dios y ha encontrado victoria en situaciones económicas, y al estar frente a una persona que necesita sanidad.

Yo he visto a Pamela hacer cosas que no tienen sentido para uno, pero sí para Dios. Le he escuchado cantar para que haya sanidad, he sabido que ha sido dadivosa aún cuando a ella le falta, para después ver la multiplicación de parte de Dios.

Mira, cuando estés en una situación difícil, en lugar de mirar las circunstancias y llenarte de miedo. Mira hacia arriba y pregúntale a Dios que hacer. Toma las promesas de Dios y cree en Su fidelidad. Dios está pendiente de cada detalle de tu vida y no va a fallarte.

Puedes orar así: Padre, no entiendo lo que pasa, pero tú lo sabes. Muéstrame cómo lo puedo solucionar, porque se que tú no eres el problema. No quiero dejarme llevar por las circunstancias sino quiero ser guiado por tu Espíritu y tu Palabra. En el nombre de Jesús.

Así te vas a animar porque sentirás que no estás solo, porque no lo estás. Jesús prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo.

Las referencias bíblicas del video son tomadas de la Nueva Traducción Viviente

Apocalipsis 19:10b (LBLA). Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

Mateo 28:18-20. Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos».

2 Timoteo 4:18. 18 Así es, y el Señor me librará de todo ataque maligno y me llevará a salvo a su reino celestial. ¡A Dios sea toda la gloria por siempre y para siempre! Amén.

Isaías 11:2. Y el Espíritu del Señor reposará sobre él: el Espíritu de sabiduría y de entendimiento, el Espíritu de consejo y de poder, el Espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

2 Timoteo 1:7. Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y autodisciplina.

Romanos 10:17. Así que la fe viene por oír, y el oír por la Palabra de Cristo.

Comentarios

comments