mentalidaddinero

Hoy quiero acompañarte a que decidas creer que en Cristo tienes todo lo que necesitas para vivir una vida de victoria. Y que Dios provee todo para ti y para tu familia. Así las circunstancias demuestren lo contrario, la Palabra de Dios no falla. Declárala hasta que veas tus circunstancias cambiar.

Haz esta oración: Padre amado, yo se que tú me das la habilidad de hacer riquezas. Yo se que tú enviaste a tu hijo Jesús y se hizo pobre, nacido de un pesebre, para que yo fuera rico. Yo creo en tu Palabra que me manda a no estar preocupado por nada, sino pedirte las cosas a ti, porque así voy a experimentar la paz de Dios, porque tu voluntad siempre es buena y perfecta para mi.

Papá Dios quiero aprender a estar contento con lo que soy, lo que tengo y en donde me has puesto. Yo se que tu suples todas mis necesidades conforme a Tus riquezas en gloria en Cristo Jesús, amén.

Las referencias bíblicas del video son tomadas de la Nueva Traducción Viviente

Romanos 10:17. Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Romanos 12:2. No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Filipenses 4:6-7. No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.

Filipenses 4:11. No que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo.

Deuteronomio 8:18. Acuérdate del Señor tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento.

Proverbios 23:7ª. Pues como piensa dentro de sí, así es.

2 Corintios 8:2-3. Pues en medio de una gran prueba de aflicción, abundó su gozo, y su profunda pobreza sobreabundó en la riqueza de su liberalidad. Porque yo testifico que según sus posibilidades, y aun más allá de sus posibilidades, dieron de su propia voluntad.

Filipenses 4:19. Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.

2 Pedro 1:3. Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia.

Related Post

Comentarios

comments