depresionEs posible que la tradición religiosa nos haya enseñado que debemos ser pobres en todo sentido para agradar a Dios. Las buenas noticias de Cristo son diferentes, según la Biblia, Dios quiere que prosperemos en todo. Y no sólo en lo financiero sino en toda área de tu vida, espíritu, alma y cuerpo.

No importa quién eres o en dónde estás, Dios quiere liberarte de todas las situaciones adversas, incluso la depresión. Dios te ama y Él siempre es bueno. Él tiene un propósito para tu vida, Dios quiere que seas bendecido para que puedas ser de bendición.

Dios se complace en ti y hoy quiere entregarte las llaves de las puertas que han estado cerradas para Él. Ábrele y deja que entre en tu corazón y te llene de amor, gozo y paz que tanto necesitas.

Oremos, Papá Dios gracias porque a pesar de mis circunstancias, Tú siempre eres bueno. Gracias porque eres el dueño de todo, incluso de las llaves que necesito para ser libre. Te pido que tu Espíritu Santo me muestre qué habitaciones de mi corazón necesitan ser limpiadas y te doy permiso que entres y pongas la casa en orden. Yo quiero ser bendecido para ser de bendición, ayúdame a ser más como tu, en el nombre de Jesús, amén.

Las referencias bíblicas del video son tomadas de la Nueva Traducción Viviente

Romanos 10:17. Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Génesis 39:1-2. Cuando los mercaderes Ismaelitas llevaron a José a Egipto, lo vendieron a Potifar, un oficial egipcio. Potifar era capitán de la guardia del faraón, rey de Egipto. El Señor estaba con José, por eso tenía éxito en todo mientras servía en la casa de su amo egipcio.

Proverbios 15:25. La preocupación agobia a la persona; una palabra de aliento la anima.

Job 30:15-17. Vivo aterrorizado; mi honor ha volado con el viento, y mi prosperidad se ha desvanecido como una nube. »Y ahora la vida se me escapa; la depresión me persigue durante el día. De noche, mis huesos se llenan de dolor que me atormenta incesantemente.

Mateo 7:7. Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta.

Apocalipsis 1:18. Yo soy el que vive. Estuve muerto, ¡pero mira! ¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba.

Related Post

Comentarios

comments