Siempre me pregunté porque en 1 Corintios 13, cuando se empieza hablando del amor de inmediato, en el mismo capítulo, se habla de la perfección.

Hoy Dios me ha estado hablando de esta extraña pero increíble relación.

Como siempre, definamos Amor según la RAE, es un sentimiento intenso del ser humano, que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Me llama mucho la atención en esta definición la palabra insuficiencia, refiriéndose entonces a qué al ser humano siempre le hará falta algo y por ende necesita unirse con otro. Pero, ¿por qué? Ahora definamos perfeccionar, es mejorar algo o hacerlo más perfecto.

Literalmente cuando amas a tu herman@, al otr@, al famoso prójim@, entonces te estás perfeccionando a través del amor, porque según la definición, ese otr@ tiene lo que a ti te falta.

Pero es que no es tan descabellado, en Col. 3:14 se nos habla de vestirnos de amor que es el vínculo perfecto, y si es vínculo, es porque une y si es perfecto, es porque no se puede separar. También en 1 Jn. en diferentes versículos, se nos insta a amarnos unos a otros porque ello es una muestra de que el Amor del Padre está en nosotros.

Digamos que Dios me está explicando esta relación a través de una visión, acabo de ver como una especie de esqueleto pero totalmente desarmado y Dios me mostraba como el amor era la pega para unir cada hueso, siii, como el vínculo perfecto. Y entonces boom, me lleva a Ef. 4: 11-16

“Él fue quien les dio a unos la capacidad de ser apóstoles; a otros, la de ser profetas; a otros, la de ser evangelistas; y a otros, la de ser pastores y maestros. Hizo esto para que todos los que formamos la iglesia, que es su cuerpo, estemos capacitados para servir y dar instrucción a los creyentes. Así seremos un grupo muy unido y llegaremos a tener todo lo que nos falta; seremos perfectos, como lo es Cristo, por conocer al Hijo de Dios y por confiar en él. Ya no seremos como niños, que ahora piensan una cosa y más tarde piensan otra, y que fácilmente son engañados por las falsas enseñanzas de gente astuta, que recurre a toda clase de trampas. Al contrario, el amor debe hacernos decir siempre la verdad, para que en todo lo que hagamos nos parezcamos cada vez más a Cristo, que es quien gobierna la iglesia. Cristo es quien va uniendo a cada miembro de la iglesia, según sus funciones, y quien hace que cada uno trabaje en armonía, para que la iglesia vaya creciendo y cobrando más fuerza por causa del amor”.

Cuando aprendes a amar al otro, entonces te estás uniendo al cuerpo de Cristo, por eso tus dones, talentos, habilidades y demás son diferentes al del otr@, de otra manera jamás llegaríamos a convertirnos en el cuerpo perfecto que necesita Cristo que es la cabeza.

Cómo valor agregado, literalmente cuando amas, estás cubriendo multitud de errores, de pecados, Proverbios 10:12, es decir, el amor nos limpia, por lo tanto, nos perfecciona en todas las áreas.

¿Recuerdas cómo vivió Jesús y lo que hizo por nosotros y por cada persona que se atravesó en su camino? Los amó incondicionalmente y por ese amor recibido, cada uno de ellos puso sus dones y talentos a disposición y le sirvieron fervientemente.

Obvio que no es fácil y que en el camino nos vamos a equivocar, pero es que… ¿Acaso un niño no cae en repetidas ocasiones mientras aprende a caminar? Imagina que como iglesia somos un pequeño niño que está aprendiendo a caminar, pero una vez se suman más y más al cuerpo de Cristo, entonces este se va perfeccionando y va creciendo.

Qué Papá derrame su perfecto amor sobre nosotros para que tengamos la capacidad de amarnos unos a otros y complementarnos en todo hasta que lleguemos a convertirnos en el cuerpo perfecto para nuestro Amado.

“Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará. Alguna vez fui niño. Y mi modo de hablar, mi modo de entender las cosas, y mi manera de pensar eran los de un niño. Pero ahora soy una persona adulta, y todo eso lo he dejado atrás. Ahora conocemos a Dios de manera no muy clara, como cuando vemos nuestra imagen reflejada en un espejo a oscuras. Pero, cuando todo sea perfecto, veremos a Dios cara a cara. Ahora lo conozco de manera imperfecta; pero cuando todo sea perfecto, podré conocerlo como él me conoce a mí”.
1 Corintios 13: 10-12

Comentarios

comments