Por Diego Pineda

Este es el primero en una serie de artículos sobre “los últimos tiempos”. La interpretación que expongo a continuación puede ser controversial, ya que va en contra de lo que muchos “expertos” enseñan. Después de muchos años de estudiar lo que dicen estos expertos (e incluso enseñar eso mismo a otros), no me sentí satisfecho con todas las interpretaciones contradictorias acerca de las enseñanzas de Jesús. Fue entonces que con una mente abierta comencé a buscar información fuera de los círculos tradicionales de esos expertos y encontré lo que expongo a continuación. Gran parte de este material viene de los escritos del Dr. Jonathan Welton y de fuentes históricas como Flavio Josefo.

Desde muy joven me ha gustado mucho leer e investigar cosas relacionadas con la Biblia. Por allá en los años 90s, escuché de un historiador judío-romano del primer siglo llamado Flavio Josefo. Me recomendaron leer sus libros sobre las costumbres de los judíos para entender mejor la cultura de la época bíblica. Pero resulta que Josefo escribió varios libros, unos acerca de la cultura judía, Antigüedades de los Judíos, y otros que se llaman Las Guerras de los Judíos.

Cuando fui a la librería a buscarlos, sólo tenían Las Guerras de los Judíos, y esos fueron los que compré (esto fue antes de que todo estuviera gratis en internet). Honestamente, me aburrí mucho leyendo esos dos tomos, pues no comprendí la relevancia de esa época histórica ni sus implicaciones.

No es sino hasta ahora, muchos años después, que me doy cuenta de lo clave que son esos libros. Y en este artículo quiero explicar el porqué.

Vamos a hacer una línea de tiempo con el año cero y la división de antes y después de Cristo. Ahora, el calendario Gregoriano, que es el que usamos en occidente, está corrido un poco, y por lo que sabemos, Jesús no nació en el año cero sino más o menos en el 3 a.C. Eso quiere decir que murió y resucitó en el año 30 d.C.

En esta línea de tiempo hay otro evento muy importante que debemos anotar y es la destrucción de Jerusalén en el año 70. Entre la crucifixión y la destrucción de Jerusalén hay 40 años, lo que en la Biblia se conoce como “una generación” (más adelante voy a explicar el concepto de generación con más detalle).

Hoy quiero que entendamos muy bien la importancia de esos 40 años, pues si no entendemos lo que pasó en esa época de la historia, no vamos a entender ni a interpretar correctamente las enseñanzas del Nuevo Testamento.

En esos 40 años pasaron muchas cosas. Entre ellas:

  • El Nuevo Testamento fue escrito, incluido el libro de Apocalipsis. Hay algunos que dicen que Apocalipsis fue escrito en el 96 d.C. pero luego vamos a ver la evidencia interna y externa que nos muestra que fue escrito alrededor del año 68.
  • Josefo describe en Las Guerras de los Judíos, la rebelión de Israel en contra del imperio Romano y los eventos que culminaron en la destrucción completa de Jerusalén en el año 70.

¿Qué fue lo que pasó históricamente a grandes rasgos?

Unos años después de la muerte y resurrección de Jesús, la situación política en Palestina se volvió muy tensa, ya que muchos judíos se levantaron una y otra vez en revueltas en contra del imperio Romano. Los gobernantes romanos de turno mataban a los rebeldes pero pronto surgían otros. Para el año 70 d.C. la situación era tan grave, que el emperador envió a sus ejércitos a tomar control de Jerusalén. Los judíos se resistieron y la ciudad fue sitiada, para luego ser atacada, incendiada y arrasada totalmente.

Y lo que debemos entender es que los eventos de esos 40 años y particularmente la destrucción del 70 fueron profetizados en varias partes del Nuevo Testamento, en:

  • Mateo 24
  • Lucas 21
  • Marcos 13
  • Las epístolas a los Tesalonicenses y las cartas de Pedro
  • Y con mucho más detalle en el libro de Apocalipsis

Es por eso que si no entendemos ese periodo de la historia, vamos a leer esos pasajes y vamos a creer que no se han cumplido todavía y que son para el futuro.

Seguramente esto es un shock para muchos de ustedes porque va en contra de lo que les han enseñado por años. Seguro en este momento tienen muchas preguntas y vienen muchas objeciones a su mente: ¿Y qué pasa con la marca de la bestia, el 666? ¿Y qué de que Jesús viene en las nubes? ¿Y el anticristo?

Paciencia. Más adelante voy a responder esas inquietudes.

Me gusta la analogía de Jonathan Welton acerca de este tema. Él dice que el libro de Apocalipsis es como un cuadro y que es más fácil entender los detalles cuando entendemos el marco general. Eso quiere decir que debemos entender el contexto histórico, bíblico y teológico.

John Darby y el Futurismo

Ahora, antes de profundizar, quiero aclarar que esta enseñanza no es algo nuevo. De hecho, es la manera que la mayoría de la iglesia cristiana interpretó estos pasajes bíblicos a lo largo de la historia, por 1.800 años. No fue sino a mediados del siglo 19 que se popularizaron las interpretaciones futuristas de Mateo 24 y Apocalipsis.

Desde el año 30 hasta los años 1.500, la mayoría de la Iglesia tenía una visión optimista del futuro: creían que el Reino de Dios estaba creciendo sobre la tierra, y que continuaría creciendo hasta el regreso final de Cristo.

Todo cambió con la Reforma Protestante. Eso eventualmente llevó a lo que la Iglesia enseña hoy en día.

Tres cosas que hoy se enseñan que nunca se enseñaron durante siglos de historia cristiana son:

  1. El rapto
  2. Un “anticristo” que regirá al mundo
  3. Una tribulación global que durará siete años

En el tiempo de la Reforma, Martín Lutero denunció a la Iglesia Católica Romana y, en su pasión, la llamó la Ramera de Babilonia y la Bestia. Para contrarrestar esto, en 1585 un sacerdote jesuita, llamado Francisco Ribera, publicó un trabajo de 500 páginas en el que exponía que las profecías de Daniel 9:24-27, Mateo 24, y Apocalipsis 4-19 ocurrirían en un futuro distante.

Su escrito quedó perdido hasta que en 1826 Samuel Maitland, bibliotecario del Arzobispo de Canterburry, redescubrió el manuscrito olvidado de Ribera y lo publicó para referencia pública.

Cuando el libro de Ribera reapareció, un pequeño grupo de ultra-conservadores, liderados por John Darby y su seguidor Edward Irving, lo tomó en serio y comenzó a ser influenciado por sus ideas. Su seguidor más importante fue C.I. Scofield, quien más tarde publicaría estos conceptos en su famosa Biblia Scofield de Referencia. La Biblia Scofield fue la más popular de su tiempo, pues fue una de las primeras Biblias en contener comentarios, y rápidamente se convirtió en el estándar para los seminaristas de la época. Miles de pastores y teólogos fueron educados con esa visión y ellos a su vez se la pasaron a sus congregaciones, creando una nueva creencia en la iglesia cristiana.

Tal fue el efecto que para el siglo XX tenemos muchos casos de gente profetizando el rapto con fechas (1988 por lo de la generación después del 48, el año 2000, 2012, etc.) e identificando al anticristo con gobernantes de turno (Hitler, Mussolini, Obama, el papa, etc.)

Jesús dijo que debemos juzgar un árbol por sus frutos. ¿Cuál ha sido el fruto de las enseñanzas modernas sobre los últimos tiempos?

  • Genera temor
  • Crea una mentalidad escapista y corto plazista
  • No permite que la iglesia tenga una visión de establecer el reino
  • Crea temor a la tecnología
  • Es un distractor (la gente se pasa viendo videos y leyendo libros especulativos en lugar de pasar su tiempo en cosas que valen la pena)
  • Trae burla y deshonra a la iglesia con las predicciones falsas y las películas malas (Dejados Atrás) que se sacan, además de empresas locas. Por ejemplo, en Estados Unidos una empresa ofrece el servicio de cuidado de mascotas post-rapto, en el que por US$10 puedes registrar a tu mascota para que después del rapto en el que tu te vayas, alguien recoja a tu gato o perro y lo cuide.
  • Ha creado sectas y cultos con influencias extrañas

De hecho, al investigar el origen de muchas sectas, nos damos cuenta que salieron al mismo tiempo que John Darby empezó a popularizar sus ideas del rapto:

  • Joseph Smith fundó el Mormonismo en 1830
  • Charles Taze Russell fundó los Testigos de Jehová a finales de la década de 1870.
  • Las hermanas Fox fundaron el Espiritualismo en 1848 (lo que luego se convirtió en el fundamento del movimiento de la Nueva Era).
  • La primera Iglesia Unitaria comenzó en Boston en 1785.
  • Mary Baker Eddy fundó el culto llamado Ciencia Cristiana en 1879
  • Charles Darwin publicó el Origen de las Especies en 1859

Fue una época donde Satanás dio origen a cultos falsos para engañar a la humanidad, pues era un tiempo donde la iglesia comenzó a experimentar avivamientos en muchas partes del mundo y cuando la Biblia comenzó a ser un libro accesible para millones de personas (algo que nunca había pasado en la historia).

La doctrina de Darby se ha convertido en la enseñanza principal sobre últimos tiempos de los maestros modernos. Muchos ni siquiera se han preguntado de dónde vienen estas creencias.

El Rapto

Darby comenzó a enseñar acerca del rapto y las notas de la Biblia Scofield difundieron la enseñanza. El concepto del rapto es que, un día en el futuro, Jesús va a arrebatar a sus seguidores al cielo. Acto seguido, el anticristo se levantará, tomará control de todo el planeta para regir desde un renacido Imperio Romano, y se sentará en el trono de un reconstruido Templo de Jerusalén. Algunos dicen que el rapto ocurrirá a mediados del gobierno de siete años del anticristo y otros al final. De ahí vienen las posiciones de un rapto pre-tribulación o post-tribulación. Luego entonces, Dios derramará su ira sobre los malvados en la tierra, para que todo culmine en lo que será llamado la Batalla de Armagedón.

Hay cuatro pasajes que se usan para enseñar acerca del rapto.

Pasaje #1: 1 Tesalonicenses 4:13-18

Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús. Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre. Por tanto, confortaos unos a otros con estas palabras.
1 Tesalonicenses 4:13-18

En este pasaje, Pablo estaba escribiendo a una iglesia que sufría persecución (ver 2 Tesalonicenses 1:4) y que tenía miembros que habían muerto. Él les está dando esperanza de la resurrección final. Los está consolando. No está hablando de un rapto en el contexto de una gran tribulación futura con un anticristo—era una persecución presente para ellos. Ver el verso 13.

Previo a la invención de la doctrina del rapto en la década de 1830, todos los comentaristas interpretaban 1 Tesalonicenses 4:13-18 como refiriéndose a la resurrección final. Por ejemplo, el comentario de Matthew Henry sobre este pasaje, escrito en 1721, dice lo siguiente:

“Ellos serán resucitados de los muertos, y despertados de su sueño, porque Dios los llevará consigo, v14. Ellos, entonces, estarán con Dios, y estarán mejor donde estén que cuando estaban aquí; y cuando Dios venga, los traerá con Él. La doctrina de la resurrección y la segunda venida de Cristo es un gran antídoto contra el miedo a la muerte y el excesivo dolor por la muerte de nuestros amigos cristianos…”

Esta es la misma resurrección a la que se refirió Pablo en 1 Corintios 15:51-54: “Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria».”

Pasaje #2: Mateo 24:40-41

Entonces estarán dos en el campo; uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será llevada y la otra será dejada.
Mateo 24:40-41

Este pasaje se refiere a los asesinatos al azar perpetrados por los romanos en el sitio de Jerusalén, en el año 70 d.C. Primero, Jesús declaró la destrucción del Templo (vea Mateo 24:2-3), y luego les dijo, en el año 30 D.C., que dentro de una generación (cuarenta años) la destrucción vendría (vea Mateo 24:34). En el siguiente artículo en esta serie escribiré sobre Mateo 24 en más detalle, pero baste decir que este pasaje no implica un rapto secreto. Jesús estaba profetizando la manera en que los soldados romanos matarían, arbitrariamente, a los judíos.

Pasaje #3: Apocalipsis 4:1

Después de esto miré, y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: «Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto.»
Apocalipsis 4:1

Este versículo no es una metáfora, sino que es un registro factual. Juan no estaba diciéndoles a sus lectores que serían succionados delante del trono, ¡sino que él lo había sido! Juan no estaba hablando del rapto.

Pasaje #4: Apocalipsis 12:5

Ella dio a luz un hijo Varón que gobernará a todas las naciones con puño de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios, que está en su trono.
Apocalipsis 12:5

El contexto de este verso es la ascensión de Cristo, no el rapto de la Iglesia. La palabra Varón va en mayúscula pues se refiere a Cristo. Por otro lado, Él es quien rige a todas la naciones con una vara de acero (vea Salmo 110). Él es quien ascendió a Dios y se sienta en su trono en el Cielo. Ésta no es una referencia a un rapto secreto de la Iglesia.

Hasta las enseñanzas de Darby en la década de 1830, el concepto moderno del rapto no se enseñaba, no se creía en él, y no era ni siquiera concebido. Incluso después de Darby, la enseñanza del rapto no ganó mayor influencia hasta que la Biblia Scofield fue publicada en 1909, y se clavó profundamente en el pensamiento, simplemente porque era mejor ser raptado que volver a pasar otra Guerra Mundial y otra Gran Depresión. La fiebre del rapto se extendió, no porque fuera bíblico sino porque resultaba atractivo a aquellos que deseaban un escape del trauma de las guerras mundiales del siglo XX.

En el siguiente artículo profundizaremos en las palabras de Jesús en el evangelio de Mateo para demostrar que él estaba hablando de eventos que ocurrirían en los años inmediatamente posteriores a su ascensión y no miles de años en el futuro.

Ir al siguiente artículo en la serie >>

Comentarios

comments