La Biblia usa varias analogías para la ekklesia porque es un organismo vivo tan rico que no se puede definir con una sola metáfora. La ekklesia es multifacética. Es un cuerpo, un ejército, un templo, una novia, una viña, una ciudad. Pero la analogía más común en el Nuevo Testamento es la de una familia.

Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe.
Gálatas 6:10

Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos;
Romanos 8:29

Así pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Dios,
Efesios 2:19

No reprendas con dureza al anciano, sino, más bien, exhórtalo como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos, a las ancianas, como a madres; a las más jóvenes, como a hermanas, con toda pureza.
1 Timoteo 5:1-2

pero en caso que me tarde, te escribo para que sepas cómo debe conducirse uno en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad.
1 Timoteo 3:15

desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación
1 Pedro 2:2

Os escribo a vosotros, hijos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que ha sido desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os he escrito a vosotros, niños, porque conocéis al Padre.
1 Juan 2:12-13

El lenguaje del Nuevo Testamento está lleno de referencias a la familia como “hijos de Dios”, “hermanos”, “padres”, “casa”. Cuando Pablo le escribe a las iglesias los llama “hermanos” (más de 130 veces en sus epístolas).

En nuestra sociedad hay lo que conocemos como familias disfuncionales—familias que no funcionan como debe ser. Y muchas de las ekklesias modernas son como familias disfuncionales.

Miremos algunas implicaciones de la iglesia como familia listadas por Frank Viola en su libro La Iglesia Reconfigurada.

1. Los miembros se cuidan unos a otros.

En una familia saludable todos los miembros se cuidan entre ellos—no hay envidia ni egoísmo ni independencia como en las familias disfuncionales.

¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo? Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario, y uno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.
Santiago 2:14-17

La fe se demuestra con acciones de amor, cuidando de los que tienen necesidad. Cuidamos de los otros no solo espiritualmente sino también física y financieramente.

El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad.
Efesios 4:28

2. Los miembros pasan tiempo juntos.

En una familia disfuncional, los miembros solo pasan tiempo juntos en las reuniones formales, pero en una familia saludable, todos se conocen y disfrutan de su compañía. En la ekklesia, los miembros pasan tiempo juntos fuera de las reuniones programadas.

Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración…. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón
Hechos 2:42, 46

3. Los miembros se muestran afecto entre ellos

Los apóstoles animaban a los primeros cristianos a saludarse entre ellos con un beso santo (1 Tesalonicenses 5:26) porque sabían que tan importante era que los miembros de cada iglesia expresara su amor unos a otros visiblemente.

4. La familia crece

Las iglesias que priorizan las relaciones crecen. La comunidad cristiana es indispensable para un buen desarrollo y una buena formación espiritual.

5. Los miembros comparten responsabilidades

En la casa de Dios hay madres y padres espirituales—hombres y mujeres que han conocido al Señor por largo tiempo. Su rol y responsabilidad es guiar y proveer mentoreo a hermanos y hermanas jóvenes. También contribuyen sabiduría a la iglesia.

Cuando una iglesia está operando de acuerdo a su naturaleza orgánica, demuestra lo que realmente es la familia de Dios. Y de esa manera se cumplen las palabras de Jesús:

El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos.
Juan 13:35

Comentarios

comments